martes, 11 de marzo de 2008

La fuerza sin nombre

Lo primero es silencio.

Las palabras son un canto, una
promesa de canto futuro; como
una mirada de poder. La
erosión de la palabra que
habla es un compañero indisociable
que no acompaña.

Mi deseo no es consecuencia de las gramáticas.
Esto es
Esto es lo opuesto a un himno:
música apátrida que consiste en hacer ver
hasta qué punto es
invisible
la invisibilidad de lo
visible.

Hay una persona que es un espacio
(yo); el
problema del lenguaje
es un problema de extensión y no de leyes.

Un escalofrío es menos que el silencio.

8 comentarios:

Penélope dijo...

ahi k dindo...la fuerza es la mayor de las expresiones

Anónimo dijo...

En esta entrada, se dice que "el problema del lenguaje es un problema de extensión", lo cual califica el problema al que se alude, pero no lo define. Por ello, el lector puede preguntarse: ¿Cuál es "el problema" del lenguaje?

En realidad, el lenguaje es una entidad intelectual a la que no cabe atribuir problemas. Es lo mismo que hablar del problema del triángulo equilátero. Lo que sí puede ocurrir es que una persona en particular pueda tener algún problema o dificultad con el lenguaje, así como alguien puede no entender qué es un triángulo equilátero.

Por ejemplo, al escribir en esta entrada "hasta que punto es invisible", el autor está denotando que tiene un problema con el lenguaje. En efecto, al no poner la tilde en "qué", está diciendo algo que, seguramente, no es lo que quiso decir. En honor a la brevedad, esto puede ilustrarse con el siguiente ejemplo:

- Si se dice "Dime que te gusta", se está significando "Dime que sientes gusto" (por algo previamente aludido).
- En cambio, si se dice "Dime qué te gusta", se está significando "Infórmame las cosas por las que sientes gusto".

Otro ejemplo:
- Si se dice "Juan ve que viene", se está significando que Juan ve que está viniendo algo o alguien previamente aludido.
- Si se dice "Juan ve qué viene", se está significando que Juan ve cuál es la naturaleza de lo que está viniendo.

Por lo tanto, el interrogativo indirecto debe llevar tilde, pero no por el mero hecho de que lo imponga una ley, sino por la poderosa razón práctica de que la palabra involucrada,según lleve tilde o no, tiene distintos significados.

Así, "hasta que punto es invisible" está aludiendo a un punto que es invisible. En cambio, "hasta qué punto es invisible" significa "en qué medida es invisible".

Puede verse que el autor del comentario que precede exhibe similar problema al decir "ahi k dindo", en lugar de "¡Ay, qué lindo!"

Esto ya fue motivo de tratamiento en comentarios publicados en la entrada del 1-3-2008 titulada "Mi bravío animalito" y a cuya lectura invito en relación con este tema.

Anónimo dijo...

míre kavallero, le pídó q se baya vien a la míerda.
a naides le intéresa sus correxiones.
sóstenga álgun objeto grande y dezlizelo por el orto. cuando sienta plazer, quizas ya no tenga q benir a mólestar aki.
ésta klarito?
ze entiende perfeto, no?
no soy el autor.
soy alguien a quien avurriiiiissssss.

Anónimo dijo...

¡Te felicito, Pablo! ¡Veo que, no sé si a raíz de mi comentario, has agregado la tilde que faltaba!

Las razones de mi congratulación son dos:

1. Estás demostrando humildad y aspiración de excelencia. Ambas son actitudes esenciales del poeta y, en general, del artista creador.

2. Con esa enmienda, tu texto es sintácticamente inobjetable, pues era la única debilidad que presentaba en ese aspecto. De tal modo, ha quedado en perfectas condiciones de ser valorado artísticamente.

Soy escritor con trayectoria y con obras premiadas y publicadas o representadas, incluso en el género de la poesía. Por ello, puedo invocar cierta autoridad para avalar mi opinión de que tienes "madera" de poeta. Este texto tuyo lo demuestra. (Lo digo al margen de que tengo ciertas discrepancias o diferencias de gusto respecto a algunas construcciones y algunas cuestiones semánticas).

Me han agradado varias figuras muy interesantes, tales como el feliz uso del oxímoron en "un compañero que no acompaña" y en "la invisibilidad de lo invisible", así como la comparación del escalofrío con el silencio. Por ello, creo que vale la pena que trabajes para lograr el dominio del idioma, de modo que tu lenguaje sea el vehículo ideal de tu mensaje. La poesía es la música de la palabra, y lo menos que podemos hacer es evitar las desafinaciones.

Desde luego, tu "madera" de poeta es la materia prima que espera ser hermosamente tallada para crear la obra de arte. Tú estás tallándote.

Anónimo dijo...

Veo que un anónimo me ha dirigido un comentario a fin de que lo corrija. Lo haré con mucho gusto. A continuación, señalo algunos aspectos que, en la medida en que el autor los analice, podrán ayudarlo a mejorar sus recursos expresivos.

INCORRECTO ------ CORRECTO
baya -------------- vaya
vien -------------- bien
intéresa ---------- interesa
correxiones ------- correcciones
dezlizelo --------- deslícelo

Según el diccionario de la RAE, la palabra "orto" significa "Salida o aparición del Sol o de otro astro por el horizonte". Debo decir al autor del comentario que no veo cómo se podría deslizar un objeto grande sobre la salida del sol, tal como él propone. ¿O acaso "orto" tiene otro significado que yo ignoro?

En cambio, la palabra "mierda" está correctamente escrita. Tal vez, ello se deba a que se trata de un término que, en el ámbito del quien hace el comentario, se utiliza con frecuencia.

Se sugiere revisar las teclas de las letras "i" y "s", pues parece que se traban.

En cuanto a que a nadie le interesan las correcciones, es una afirmación exclusivamente personal de quien la formula, salvo que fuera respaldada con una encuesta seria y fehaciente, surgida del relevamiento de una muestra representativa. Si tal encuesta hubiera sido elaborada, ruego se la publique aquí para ilustración de todos.

Muchas gracias por la consulta. Permanezco a disposición para lo que humildemente pueda aportar. Si el autor del comentario desea que realice la revisión completa del mismo, no tiene más que solicitarlo.

Buenas tardes.

Anónimo dijo...

no tonto, mierda la escribí con tilde: míerda.
ni para tu juego sos bueno.
hacé el favor.

Anónimo dijo...

Me gratifica que el autor del precedente comentario advierta que no soy tonto. Otra cosa es si, en lugar de decir "no tonto" hubiera dicho "no, tonto". En este último caso, me hubiera ofendido, pero, al no poner la coma, está negando la aplicación del calificativo. De paso, esto es propicio para ejemplificar cómo la ausencia o la presencia de una coma puede modificar terminantemente el significado de una frase.

A mis 92 años, he empezado a usar anteojos la semana pasada, pues ya no podía ver las bacterias. Como aún no me acostumbré a los lentes, tengo problemas con la letra "i", ya que no distingo si tiene punto o tiene tilde. De ahí mi confusión con la palabra que tanto gusta al autor del comentario.

Me ha conmovido la súplica con la que mi disciplinado discípulo me solicita mis servicios de revisión de sus escritos. ¡"Hacé el favor", me implora! Sin embargo, no podré ayudarlo por este medio, pues me parece una grave desconsideración hacer uso del blog de Pablo para intercambiar mensajes no vinculados con los contenidos que él publica. Por lo tanto, no volveré a consignar aquí ningún comentario que no esté generado por el trabajo del titular de esta página.

Sé que mi decisión causará un profundo dolor a mi devoto interlocutor, pues resulta evidente que la necesidad de contar con mi asistencia no lo deja dormir, tal como lo prueba el hecho de que su anterior e impetrador mensaje fue escrito, tal como puede verse, a las 4 de la mañana.

Buenas noches.

Anónimo dijo...

ESTIMADOS AMIGOS:
La solucion para los impetradores (piropeadores sexuales) es de nunca más reprenderles de sus cortejos afables porque los tales represalian con el piropo.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.

Publicar un comentario