lunes, 21 de mayo de 2007

Mitad y mitad

¿Que hay de mis viejos movimientos
-de todos mis movimientos-
en este acto
que cometo
-cometemos-
ahora?

En el fondo, del río,
todos somos criminales:
nunca es lo que quiere decir.

Tropecé con una silla... y salí. Sali,
a ver el paisaje del universo,
y todos sus falsos titulos.
Cenado, sácate.

Estos hinchapelotas del blanco
y el negro aullan atrocidades;
se confunden las chances
con lo que quieren decir.

Como somos acciones,
a estas palabras
no puedo ni
incendiarlas.

3 comentarios:

tazelaar dijo...

wow, qoe orgullo. nombraron en un poema a mi blanco y y a mi negro, el blanco escribe mejor, pero el negrito si que baila.

Pablo Di Luozzo dijo...

y, el negrito lleva el beat en la sangre, al blanco le gustaria ser negro

Vietnam dijo...

El mayor problema estaría dado en este caso por los blancos que quisieran ser blancos.

Publicar un comentario