miércoles, 4 de febrero de 2009

Las partes de mí

En mi cuerda espinal tambalean criaturas
que forman parte de otras criaturas.
(soy un restaurado).

Labios gigantes de bocas
habladoras prepotean
como un cansancio.

Ojos de aves despreciosas
querrán serme y no pueden
aunque duren y contagien
lo que traman a espaldas.

Pisar la tierra por primera vez propia,
mis manos,
vuelve a mí siempre
cada vez que un órgano habla por sí mismo.

En blanco y negro
Camino y me siento, camino y me siento,
en mi lugar me desplazo
como una música gris que quiero,
y me desconozco.

Pienso en medidas.

1 comentario:

Carla dijo...

Me gusto mucho! Sobre todo el ultimo parrafo...
Felicitaciones!

Publicar un comentario